El dolor de espalda

0

Por: Manuel V. Feijoo – MD Ortopédico

El dolor de espalda afecta de un 40 a un 80 por ciento de la población mundial en alguna etapa de la vida. Puede verse desde los veinte a los ochenta años, y más frecuente en el sexo masculino. Básicamente se consideran tres causas generales:

Mecánicas: Como los problemas musculares, muchas veces causados por esfuerzos bruscos, malas posturas, accidentes, discos herniados, fracturas vertebrales.

No Mecánicas: Tumorales, inflamatorias: como la Artritis, e infecciones.

Dolor Reflejo: De órganos internos, como enfermedades del sistema urinario, vesícula, ginecológicos, Aneurisma de la aorta abdominal, etc.

El examen clínico unido a la historia que nos brinda el paciente de cómo comenzó el dolor y por qué tiempo lo padece nos lleva a tener una idea de las posibles causas. También los estudios complementarios nos ayudan a tener un diagnóstico más preciso, entre los más útiles están los estudios Radiográficos, los de Resonancia Magnética (MRI), Tomografía Computarizada (CT scans), Ultrasonido y exámenes de laboratorio.

El tratamiento varía, por ejemplo: si padeces de un lumbago fuerte, lo más recomendable es hacer reposo absoluto durante un par de días, también es aconsejable evitar esfuerzos físicos.

Educamos al paciente con respecto a cómo coger objetos del piso (flexionando las piernas y no la espalda), a fortalecer los músculos de la espalda por medio de los tratamientos de terapia física, los analgésicos, antiinflamatorios, relajantes musculares, inyecciones, el uso de calor o frío, cremas analgésicas, parches, fajas ortopédicas son otros de los métodos que podemos usar para aliviar y evitar los dolores. En casos extremos los bloqueos epidurales son una buena alternativa.

Para finalizar comparto con los lectores de “Cristianismo Hispano hoy” mi mejor recomendación:

Es de suma importancia hacer ejercicio diariamente y no estar sentado durante largos períodos de tiempo. Si trabajas en una oficina, intenta levantarte para estirar las piernas y la espalda al menos cada 2 horas. Así evitaremos las molestias de los dolores de la espalda y el lumbago.

Share.

Leave A Reply

12 + 8 =

asdasdas