La Biblia y el Calvinismo

0

El Calvinismo es una doctrina que surgió a raíz de la Reforma Protestante en el siglo XVI. Aunque el principal líder de la reforma fue Martín Lutero, surgieron otros líderes como Ulrico Zunglio y Juan Calvino, este último escribió una obra de teología sistemática que le llamó “Institución de la Religión Cristiana”.

En esta obra su autor hizo una exposición detallada de la predestinación. Después de la muerte de Juan Calvino sus seguidores resumieron esta doctrinas en cinco puntos, uno de estos se le llamó “Depravación total”.

La depravación total

Cuando el Calvinismo habla de “Depravación Total” no solo está diciendo que el ser humano es pecador sino que está afirmando que el ser humano está totalmente inhabilitado para responder al llamado de Dios. Los versículos que con mayor frecuencia se mencionan son:

Efesios 2:1: “Él os dio vida a vosotros cuando estabais muertos en delitos y pecados”

Se hace énfasis en la palabra “muerto”, del griego “Nekros”, que se traduce en algunos lugares como “cadáver”. -Romanos 3:10-18, que en su esencia es una cita de los Salmos 14 y 53, hace énfasis en las porciones “No hay quien que busque a Dios” “No hay quien haga lo bueno no hay ni aun uno”.

El razonamiento calvinista sobre estos textos es este: el hombre está tan depravado que no tiene la habilidad de responder al mensaje del evangelio. El calvinista dice: el predicador “le está hablando a un cadáver”. Pero si esto es realmente así ¿por qué Jesús se maravilla que los hombres no lo recibieran y creyeran en Él?

“No pudo hacer allí ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos poniendo sobre ellos las manos. Y estaba asombrado de la incredulidad de ellos” Marcos 6:5-7 Si Jesús hubiera creído en la “total depravación” no tenía razón para asombrase de su falta de fe, también cuando no quería que lo entendieran y creyeran, les habla en parábolas: “A vosotros os es dado saber el misterio del reino de Dios; pero a los que están fuera, por parábolas todas las cosas, para que viendo, vean y no perciban; y oyendo, oigan y no entiendan; para que no se conviertan y les sean perdonados los pecados” Marcos 4:11,12

Estos versos no nos dan la impresión de cadáveres que no pueden oír sino todo lo contrario, si se le predicaba la verdad abiertamente podían creer, ser perdonados y convertidos.

La depravación total, de la forma que la presenta el Calvinismo hace imposible para nosotros el responder al mandamiento de creer en Cristo, el problema más obvio con esta doctrina es que hace la demanda del evangelio irrazonable.

¿Cómo Dios que es perfectamente justo “ordena a todo hombre en todo lugar a que se arrepienta” Hechos 17:30, sabiendo que es imposible que se cumpla por la “total inhabilidad o depravación”?

Cuando miramos la exhortación que hace Dios a través de toda la Biblia al arrepentimiento y a la conversión nos parece tan abrumadora que no podemos pensar que el llamado de Dios sea a muertos, si no a vivos que tienen la opción de responder positivamente o rechazarlo.

Me gustaría revisar algunos versículos en que vemos este llamado, más adelante en el punto de la “gracia irresistible” trataremos con el argumento de “la llamada general y la llamada efectiva” pero por ahora vamos a dejar que Las Escrituras nos hablen por sí mismas. Proverbios 1:24-29 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

“Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese, sino que desechasteis todo consejo mío Y mi reprensión no quisisteis, también yo me reiré en vuestra calamidad, Y me burlaré cuando os viniere lo que teméis” Deuteronomio 30:19 ReinaValera 1960 (RVR1960)

Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Génesis 4:6-7 (RVR1960)

“Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él”

*¿Qué opina usted sobre este tema? Estamos abiertos al sano debate y la reflexión conjunta. Escríbanos a: pastorjaviersotolongo@gmail.com

Share.

asdasdas