Creyentes en Irak tiene la fe de que Mosul se recupere de la destrucción que dejó ISIS

0

La ciudad de Mosul, en Irak, está en ruinas. Este importante sitio para los cristianos en Medio Oriente recibió el mayor impacto de la lucha contra ISIS. Pero, aunque la reconstrucción es una tarea difícil, algunos mantienen la esperanza de que recupere su esplendor.

CBN News, escoltado por la Policía Nacional de Irak, fue al área más afectada por la lucha contra ISIS. Esta parte de Mosul sigue como zona militarizada, plagada por artillería, artefactos explosivos y cuerpos.

El centro de Mosul, realmente es un panorama apocalíptico. Donde sea que uno ve, observa devastación y destrucción. Es un poco misterioso por estar tan callado, como un pueblo fantasma. Además, lo hace a uno pensar en cómo una ciudad europea debió verse después de las bombas en la II Guerra Mundial. Alrededor se puede denotar que tomará no meses, sino años o, incluso décadas, para restaurar Mosul a lo que una vez fue.

Estuvimos a unos metros de donde el líder de ISIS, Abu Bakr al Baghdadi declaró su califato en el verano de 2014. Ahora, a tres años de ese sueño solo quedan ruinas, sus luchadores han muerto o se han ido.

“Lo que vemos aquí, esta devastación que vemos a nuestro alrededor es el precio dado para destruir el más vil de los proyectos declarados en esta ciudad, en junio de 2014, al hacerse llamar Estado Islámico. Este es el costo, este el precio, la destrucción fue necesaria para volver esa realidad de vuelta a solo una idea”, dice Jonathan Spyer, analista de Oriente Medio.

El río Tigris divide Mosul. Las fuerzas de la coalición bombardearon muchos de los puentes que unen el este y oeste. El este de Mosul aún muestra señales de vida y el oeste recibió el mayor impacto. Un informe dice que más de 9 mil civiles murieron en la batalla por librar a Mosul de ISIS, y dejó una ciudad en ruinas al intentar salvarla.

Solo en Mosul, ISIS destruyó decenas de iglesias y edificios de cristianos. En algún momento, 10 mil familias de creyentes llamaban a Mosul su hogar, ahora solo unos cuantos permanecen.

Detrás de la iglesia Santa Catalina había un convento para monjas dominicas. ISIS usó eso como su centro de operaciones, el cual fue destruido por un ataque aéreo estadounidense.

“Después que ISIS tomó el control de Mosul, usaron este lugar como su sede. Aquí traían las posesiones de la gente y todos los vehículos. Lo usaron como una fábrica de armas y bombas”, precisa Ishak Mohammad, un soldado iraquí.

“No puedo ocultar mis sentimientos, mi tristeza sobre eso, porque lo comparo a como era antes y como es ahora. No hablo de edificios, sino el acto de las hermanas dominicas”, precisa Yohanna Ado, un líder cristiano.

Yohanna dice que las hermanas dominicas eran sal y luz en Mosul.

“Este convento, para todos los cristianos en Mosul, es de gran importancia porque la gente conoce a las hermanas dominicas. Establecieron muchas escuelas en Mosul y toda la gente que ahora tiene una buena posición en Irak, se graduaron de estas escuelas, especialmente en Mosul. Por eso las hermanas tenían una buena reputación en Mosul”, comenta Yohanna.

Su organización humanitaria trajo comida y alivio a los musulmanes sunitas cuando la ciudad fue abierta.

“Estuvimos aquí cuando bombardearon la torre de Hadba. El mismo día distribuyeron alimentos para familias y nos preguntaron: ¿Te amenazamos? Nosotros Matamos cristianos y ahora, ustedes nos ayudan. No lo entendíamos. El doctor John de CSI estaba con nosotros y les dijo: así es el cristianismo, aman a sus enemigos y ustedes no son sus enemigos, ustedes, como los cristianos, son víctimas de ISIS, por eso vinieron a ayudar”, indica Yohanna.

Aunque la mayoría de Mosul está en ruinas, Yohanna espera un mejor futuro.

“Espero que Mosul algún día sea como antes. Ese es mi sueño”, concluye Yohanna.

Share.

Leave A Reply

12 + trece =

asdasdas